fbpx

1. ¿Los 6 principios del Método Pilates?

Se ha hablado largo y tendido sobre los Principios del Método Pilates. En muchos artículos publicados en la red habrás leído que Pilates definió 6 Principios Fundamentales:

RESPIRACIÓN – CONTROL – CONCENTRACIÓN – CENTRO – PRECISIÓN Y FLUIDEZ

A menudo se piensa que estos principios fueron definidos por Joseph Pilates pero lo cierto es que él nunca definió un listado de principios como tal. De hecho, fueron escritos por primera vez por Phillip Friedman y Gil Eisen en “El Método Pilates de Acondicionamiento Físico y Mental” (The Pilates Method of Physical and Mental Conditioning) allá en 1980.

En su libro Retorno a la vida a través de la Contrología” (Return to Life through Contrology) nos habla de una serie de definiciones, de conceptos que se deben tener en cuenta a la hora de aplicar su método, pero realmente nunca redactó esa relación de principios.

Lo que sí es cierto es que, para facilitar la transmisión del método y sistematizarlo, estos conceptos se fueron extrayendo de sus enseñanzas y son la base para ayudarnos a comprenderlo mejor. De este modo, se les dio forma y se estableció lo que hoy conocemos popularmente como los 6 Principios fundamentales del método: Los cimientos sobre los que se sustentan las diferentes enseñanzas que se trasmiten hoy día.

Como todo en la vida está en constante evolución, el método Pilates no iba a ser menos, por este motivo en la actualidad nos encontramos con diferentes interpretaciones, mejoras o sugerencias.

Es frecuente encontrar a muchos autores, especialmente angloparlantes que hablan incluso de diez principios, incluyendo conceptos tales como: equilibrio, armonía, eficiencia

En otras formaciones más actuales incluso diferencian entre principios y fundamentos. Entiendo estos últimos como la casa sobre la que Pilates se construye, la base práctica, los ejercicios específicos que se trabajan especialmente y con mucha atención en las primeras sesiones de Pilates, para que el alumno integre esos fundamentos en su cuerpo y consiga realmente beneficiarse de su práctica (Aunque si ya lo practicas, siempre es bueno volver a los orígenes y reforzar tu aprendizaje). Es decir, se diría que los principios definen el “qué” y los fundamentos el “cómo”.

A mí personalmente me gusta esta forma de entenderlo. Pienso que cada instructor debe adaptarse a las necesidades de sus alumnos y elegir aquellas imágenes o definiciones que ayuden a comprender el método de la forma más sencilla y práctica posible. Personalmente, me gusta incluir 2 principios a los 6 originales, te los cuento en el siguiente video:

Los Principios de Pilates según Muévete Consciente son 8 y son los siguientes:

2. Fundamentos del método y beneficios principales.

Estos principios están muy bien para comprender qué diferencia a Pilates de otros sistemas de entrenamiento y qué lo caracteriza. Pero no dejan de ser definiciones abstractas y lo que necesitamos es acercarnos al cómo llevar eso a la práctica.

¿Cómo lo llevamos a la práctica?

Para integrar en nuestro cuerpo estos principios, hablaremos de algunos de los fundamentos más usados para lograr incorporarlos. Es aquí donde explicamos al alumno cómo debe ejecutar los ejercicios correctamente.

Si has practicado antes Pilates te sonarán conceptos como:

Estabilidad, conexión, oposición, elongación, alineación, equilibrio, respiración o integración.

Aprender a realizar Pilates correctamente es muy fácil. Sólo necesitas tomarte el tiempo de experimentar las posibilidades de movimiento que tiene tu cuerpo, para más tarde estabilizarlo y por último, fortalecerlo.

En el siguiente video te cuento cuales son algunos de ellos y sus principales beneficios.

3. Recuerda: “Paciencia y persistencia son cualidades imprescindibles en el logro de cualquier esfuerzo que merezca la pena.” J. Pilates

Tranquila, puede que con tanta terminología rara te confundas y llegues a pensar que Pilates es complicado. Es absolutamente normal. Pero nada más lejos de la realidad, sólo necesitas una correcta progresión de ejercicios guiada por un buen profesional.

Cada uno de nosotros tiene un ritmo de aprendizaje diferente. En lo que se refiere a la adquisición de nuevas habilidades motoras, numerosos autores han enunciado su teoría sobre esto, y resumidamente, la gran mayoría definen 3 etapas:

“Proceso de obtención, mejora y automatización de habilidades motrices, como resultado de la repetición (práctica) de una secuencia de movimientos de manera consciente, consiguiéndose una mejora en la coordinación entre el sistema nervioso central y el sistema muscular”.

Concepto de aprendizaje motor. Grosser y Neumaier (1986)

Etapa 1 (Inicial, cognitiva): En esta etapa intentamos comprender qué es lo que debemos aprender. Nos hacemos conscientes de lo que sabemos y de lo que no sabemos. Aquí captamos cognitivamente cual es la tarea de queremos realizar, pero cometemos errores porque aún estamos en un proceso mental.

Etapa 2 (Intermedia, asociativa): En esta etapa nuestro cuerpo sabe que no somos nuevos en la tarea, ya nos resulta familiar pero aún no la dominamos bien. Observamos que somos capaces de realizar lo que nos han pedido. Seguimos cometiendo errores, pero muchos menos y menos importantes. La motricidad se afina y comenzamos a movernos de forma disociada.

Etapa 3 (Final, automática): En esta etapa ya hemos integrado toda esa sabiduría. Actuamos de una forma más automática, ya no es necesario que prestemos tanta atención consciente. Nuestro cuerpo ha aprendido y siente que puede realizar la tarea sin esfuerzo.

La duración de esas etapas puede variar en cada uno de nosotros, porque tenemos diferentes curvas de aprendizaje. Pero hay algo claro: La práctica, el ensayo error, caernos y levantarnos es nuestra única forma de aprender, de avanzar, de lograr cualquier objetivo que nos propongamos en cualquier aspecto de nuestra vida.

Pilates, acción, el ser humano retiene un 90% de lo que hace

Con estas estadísticas, sólo podemos hacer una cosa, entrar en “acción”.

“Lo que se practica, se refuerza”

Shauna Shapiro

Pilates es un método, no un conjunto de ejercicios al azar. Es como una cebolla, en la que se van asimilando conceptos con cada capa. Una vez que entiendes estos principios y los incorpores en tu vida diaria comprobarás que Pilates deja huella en tu estilo de vida. Al automatizar esta forma de trabajo estaremos aprendiendo a actuar de forma más sana para siempre. Sé persistente y verás como te sorprenderás con los resultados.

Hay mucho por descubrir en el mundo del Pilates y creo de todo corazón que sumergirse en estos principios puede ayudarte a liberarte de una vez por todas de ese círculo dieta-sedentarismo-dolor que te ha mantenido estancada durante tanto tiempo. Lo sé porque a mí me ha funcionado y lo he visto en mis alumnas una y otra vez.


Una pregunta: ¿Habías oído hablar de estos principios y fundamentos antes de leer este post? ¿Te gustaría pasar a la acción y ponerlos en práctica? Tengo curiosidad 🙂

Si tienes cualquier duda, ¡adelante, pregunta! Estaré encantada de ayudarte.

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte!

Comparte el contenido con tus amigos